An assortment of census-related research materials available in the MCHS library.

Usando el Censo Federal en la Investigación Histórica

La Constitución de los Estados Unidos, ratificada en 1788, dispone tomar cada decenio (cada diez años) el censo de la población. El primer Censo Federal fue tomado en 1790.

Al comienzo, el censo fue previsto como una cuenta básica de la población y simplemente preguntaba: ¿Cuántas personas viven en Estados Unidos? La respuesta a esta pregunta era usada para decidir cuantos Representantes podía enviar al Congreso cada estado. Sólo eran llamados los blancos, jefes de familia, normalmente hombres - aunque en ausencia de un hombre la mujer era considerada jefe - las otras personas, inclusive niños y esclavos africanos, sólo fueron contados, no llamados. Los indios americanos no se contaban en absoluto.

En el transcurso de los siglos XIX y XX, durante cada censo se registraba cada vez más y mayor información. La cuenta se amplió para incluir más personas. Los "indios" comenzaron a ser contados a partir del segundo censo en 1800 y los Afro- americanos fueron incluidos como personas libres en derecho, por primera vez en 1870. Con los años, datos como los nombres de cada individuo, edad, lugar de nacimiento y profesión también fueron agregados al formulario del censo. Hoy, el censo es un exhaustivo instrumento de investigación usado para conocer acerca de los patrones de emigración, cambios en la población, niveles de alfabetización, ingresos y otras estadísticas demográficas que ayudan a los eruditos y legisladores a planificar el futuro.

Para muchas personas en los Estados Unidos de los siglos XIX y XX, el censo era el único registro oficial que les prestaba alguna atención. Si la persona no poseía algún bien raíz, no estaba involucrada en comportamientos escandalosos y aparte de ello, no tuvo relación con las Cortes, escuelas o periódicos; esa persona podía terminar siendo invisible para los actuales historiadores. Nosotros a menudo pensamos en la historia como plena de personajes muy bien conocidos tales como George Washington o Harriet Beecher Stowe. Esto es porque las publicaciones y la correspondencia de las personas prominentes - inventores, políticos, héroes militares, autores y artistas - son más probables de ser preservadas y estudiadas que las del hombre y mujer común y corriente. Pero, ¿qué hay de los hombres y mujeres que vivieron sus vidas sin fama ni fortuna? Hoy en día algunas personas comunes y corrientes son recordadas gracias a los diarios de vida, cartas, fotografías o historias orales, pero no todas dejaron un registro escrito o visual. También la Arqueología nos puede ayudar a contar la historia de una persona común y corriente, pero la mayoría de las veces la urbanización y construcción ha destruido cualquier vestigio de un emplazamiento. Al censo, sin embargo, no le importa si usted es rico o famoso, el censo los registra a todos. Las personas que de otra manera hubiesen caído en las grietas de la historia pueden ser encontradas en los censos, si usted sabe dónde buscar.

Entonces, ¿qué nos puede decir el censo acerca de estas personas "comunes y corrientes"? A finales del siglo XIX, los registros del censo habían llegado a ser documentos estandarizados, que indicaban dónde vivían los individuos y con quienes vivieron, su lugar de nacimiento, así como el de sus padres, profesión, edad, raza e idiomas hablados. A menudo las personas podían ser seguidas a través de los años, permitiendo a los historiadores ver crecer las familias, cambios de empleos y movimiento de las poblaciones.

Lamentablemente, el censo tiene sus limitaciones. Los empadronadores son humanos, errores ortográficos, errores de comunicación, accidentales cambios de números. En los registros escritos a mano abundan errores similares. Ahora, como los actuales transcriptores intentan leer y escribir los antiguos documentos, hay posibilidades de ingresar errores adicionales a los registros. A mayor abundamiento, puede agregarse al hecho que Lula Ambush, de 23 años, en el censo de 1900, de pronto llega a ser, Leila Bush, de 31 años en el censo de 1910. Para el historiador, Lula Ambush podría, al parecer, haber desaparecido del registro y Leila Bush parecería ser una persona diferente.

Las diferencias culturales e idiomáticas entre un individuo y el empadronador, también causó problemas. Esto es especialmente problemático para nuestra investigación sobre los inmigrantes chinos del Condado de Montgomery. No está claro si los nombres chinos están escritos en la forma occidental (apellido en segundo lugar), o en su forma original (apellido primero). Además, las estadísticas demográficas provistas por el censo solo informan hasta cierto punto. En el caso del señor Lee de Rockville, él está descrito como "casado" y su compañero de trabajo Won You está registrado como el "primo" del señor Lee. ¿Donde está la esposa del señor Lee? Lamentablemente, el censo no tiene una categoría para registrar esta información. Era Won You realmente el primo de Lee, o esa fue la forma mas fácil para Lee como describir a su compañero de trabajo? O tal vez los empadronadores, simplemente decidieron que los dos chinos -los únicos en la ciudad- debían ser parientes. No conocemos las respuestas a estas preguntas.

No obstante, los registros del censo en sus limitadas formas proveen la mirada más profunda del señor Lee y sus compatriotas, porque fuera de eso es poco lo que sobrevive del tiempo de ellos en Rockville.

Utilizando el Censo

Los registros del censo están disponibles para la investigación en muchos sitios.

La página Web del Censo Federal proporciona los informes básicos de la mayoría de los años -http://www.census.gov/history/www/through_the_decades/overview/

La página Web del Censo Federal también ofrece ayuda para usar los registros en investigación genealógica - http://www.census.gov/history/www/census_then_now/genealogy_tips.html

Los datos brutos del censo pueden ser rastreados en varios sitios Web genealógicos, aunque muchos de estos sitios requieren pago de membresía para acceder a los datos. La Sociedad Histórica Jane C. Sween Research Library del Condado de Montgomery puede proporcionar acceso a algunos de estos sitios Web. La biblioteca también tiene disponible la mayoría de los datos de los censos del siglo XIX del Condado de Montgomery.

Vale la pena hacer notar que la mayoría del censo de 1890 fue destruido por el fuego en 1920, por lo que muchos de los datos de ese año, se perdieron. Los datos del censo del siglo XX se ponen a disposición del público 72 años después de ser originalmente registrado. Actualmente 1930 es el año más reciente del que se puede obtener el informe completo. Los registros de 1940 probablemente serán liberados en el año 2012.

Sponsors: The Gazette Newspapers, Comcast, Clear Channel Communications, Ernst & Young/Gary Correll, A&C Multimedia Group, Washington Chinese News.

Thank you to: Rita Lewi, Executive Director, Chinese Culture and Community Service Center (CCACC), Wintergreen Kunqu Society, Monica Escalante of Montgomery Hospice, The Washington Revels, Jasmine Zhou of AC Multimedia Group, Sebastian Montes, Carolyn Camacho, Karla Silvestre, Pamela Chiang and Tony Shen